Tres lirios muertos

Tres lirios
morían en mi ventana,
con la rapidez con que la vida
te despierta cada mañana.

Tres lirios
morían en mi ventana,
lazo de unión a tu barrio
polen de tu soledad odiada.

Tres lirios
morían en mi ventana,
la noche que melancólica
la luna te esperaba.

Tres lirios
morían en mi ventana,
bajo la lluvia de invierno
lejos del sol de tu cama.

Tres lirios,
morían en mi ventana,
a veinte metros del suelo,
justo al lado de mi alma.

Tres lirios
morían en mi ventana,
por esperanzas perdidas,
por nostalgias amargas.

Tres lirios,
murieron en mi ventada,
ayer, o el otro día,
tres lirios muriendo
lloraban.

Marina Seijas Rosende