Y los sueños, sueños son

Una voz susurraba:
puentes sobre carreteras,
son metáfora de un río olvidado.

Me miro al espejo
y no reconozco mi boca.

Dos ojos verdes
miran el espejo a mi lado.
trozos de revistas en el suelo,
manos entrelazadas,
entre mis piernas.

Me miro al espejo
y no reconozco tu boca.

Puentes sobre carreteras,
metáfora de un río olvidado.
Repites.

No siento las rodillas,
alguien dibuja una sonrisa en mi cara,
en el espejo.
Me acuerdo de una canción,
y de que esa sonrisa era mía.

Puentes sobre carreteras,
susurro,
pero los cristales se empañan
y no encuentro tu boca.

Marina Seijas

Sentía como un niño de vésporas no corazón

Calan os montes,
bailantes de verde
tan lonxe dos meus pes
como da túa espalda

Cala un tren,
en Hansaplatz
nunha tarde de choiva
tranquila

Calan uns nenos na rúa,
fillos de mulleres
e borrachos

Calan uns cans,
solitarios paseantes
de mirada alegre
e distraída

Cala un músico nun parque,
transeúnte
nunha cidade
chea de músicos
e parques

Calan unhas mans,
na ladeira do corazón
que bate
baixo o meu peito

Calan unhas pernas,
camiñantes nos meus soños
que corren para despertar
no lugar onde están esas mans

Cala miña mente,
ventá ó paraíso
que so eu sei
calar

Chega un tren,
e eu calo
como calan os montes
bailantes ó lonxe

Marina Seijas