Después de todo, ésto no está mal

Un ser inerte
dice “duerme”
a diez centímetros de mi cuerpo.
Al menos dime
lo que quieres de mi,
dices.
Que te mueras,
pienso,
y sonrío.

No entiendo
como puedes creer,
a caso,
que me he parado a pensar
lo que quiero de ti,
cuando ni siquiera se
lo que quiero
de mi misma.

Levanto la cabeza.
Miro fijamente
mi reflejo en el espejo
y digo:
duerme,
pero al menos dime
lo que quieres de mi.
Duermo.

 

Marina Seijas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s