Nadie sabe, nadie ve

Ni siquiera pasaron semanas desde que hacía demasiado frío para desprenderse del calor con palabras

Cuando no se podía estar en la playa porque el salame dolce se llenaba de arena y el yogurt en la arena

y la arena en la boca

y en el pelo no había salitre

porque en la playa no había ni siquiera mar

 

No pasó un mes desde que los atarcederes eran demasiado pronto para que fuese demasiado tarde

Cuando a las 5 de la mañana no se distinguía madrugar de trasnochar

y el café en las terrazas siempre estaba frío aunque hirviendo

¿cómo iba a desprenderse de cualquier cosa

cuando era imposible incluso desprenderme de la ropa que llevaba puesta?

 

No pasó aún ni el invierno

pero la temperatura me quita capas

y ahora

todo lo que decía es verdad

el salame dolce no tiene arena

incluso hay algo de salitre en el pelo

y los atardeceres han conseguido que sea demasiado tarde

demasiado tarde para tí

para mi todavía es muy temprano

y aunque el café con hielo aún me gusta hirviendo

ya me quito el abrigo

y soy capaz de volver a desprenderme de todo

de todo menos de mi

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s