Si yo fuera pianista, tocaría dentro de un puñetero armario.

Eso es lo malo.
Que no hay forma de dar con un sitio bonito y tranquilo porque no existe.
Puedes creer que existe, pero una vez que llegas allí, cuando no estás mirando, alguien se cuela y escribe “QUE TE JODAN” delante de tus narices.
Prueben y verán.
Creo que si algún día me muero y me meten en un cementerio, y me ponen encima una lápida con mi nombre y el año en que nací y el año de mi muerte, debajo escribiría “Que te jodan”. De echo, estoy convencido.

J.D. Salinger

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s