Grandes distancias cortas

Suelo enamorarme a las horas puntas
con el sueño
el hambre
y el cansancio
porque es el único momento
en el que miras a los ojos de la gente y
tienes la certeza absoluta de
que sienten lo mismo que tu

no existe la necesidad de tocaros
o hablar
para comprenderos perfectamente
el uno al otro

os dirigís al mismo sitio
pero en lugares diferentes
con sentimientos idénticos

todos los días
a la misma hora
pensáis igual
siendo inevitable
y
muy real

os veréis sin miraros
os encontrareis
sin buscaros
y
ni la monotonía
podrá acabar con eso porque
la monotonía
lo ha creado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s