Vive tu memoria y asómbrate

Se levantó cuando todos dormían y se sirvió un café, sin preguntar y sin saber que llevaba 3 días hecho. A las 3 caladas se empezó a preguntar si era normal que todo fuese tan amargo. Se acabó el café justo cuando sonó el despertador, pero le dio tiempo a ponerse la ropa del día anterior antes de que nadie pudiese notar que se había ido. No volvió. Quizás fue el café. O tal vez la falta de realidad de aquella noche. Seguramente otras cafeteras lo acompañen en diferentes mañanas, a diferentes horas y en calles diferentes, mientras espera café nuevo, con leche incluso, para que las cosas sean más suaves y el café dure más. Sin papel blanco para que los cigarrillos se mantengan encendidos más de dos frases, algo más que un hola y un adiós. Dos besos, uno en cada mejilla, para no sobrepasar ninguna barrera innecesaria. Por ahora. Un paseo, una película y varias cervezas. Lo necesario para que todo termine en hasta luego.

Agosto.

fuckme

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s