La autoperfección es simple masturbación

Admiro a los adictos. En un mundo donde todo el mundo está esperando una catástrofe total y aleatoria o cualquier enfermedad repentina, el adicto tiene la tranquilidad de saber lo que es casi seguro que lo estará esperando en la esquina. Adquiere un cierto control sobre su destino final y la adicción hace que la causa de su muerte no sea una sorpresa.
En cierto modo, ser un adicto es algo muy proactivista.

Un par de copas. Un par de aspirinas. Y repetir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s