You’re searching so hard, you’ve lost yourself

Hoy me he despertado pensando que estaba en mi cama, pero inmediatamente un muelle se clavó en mis costillas y me di cuenta de que estaba equivocada. Estaba en mi cama, pero en la otra, no en la quería estar.
Todos los años es lo mismo, desde mediados de enero hasta mediados de febrero (el mes de la muerte) me pregunto para que coño sirve tanto esfuerzo, si al final, tengamos un título universitario o no, todos vamos a acabar igual (en Brasil, en una playa paradisíaca, tomando el sol en una hamaca que cuelga del tronco de dos palmeras).

El caso es que, me he parado a pensar que… si el mundo se termina en diciembre de este año, y yo (por favor) termino la carrera en junio… me quedarían poco más de 5 meses para viajar y conocer todo lo que me falta.
Como siempre en temporada de exámenes, hay cosas mucho mejores y más divertidas que pasarse horas y horas estudiando o haciendo trabajos que, en la mayoría de los casos no me aportan nada. A mi me gusta especular sobre el futuro, en concreto sobre cual será el siguiente lugar en el que viva.
Desde septiembre he cambiado tantas veces de opinión sobre donde viviría el año que viene… Empecé pensando que me quedaría en Barcelona, si, por lo menos un año más, me busco un trabajo y me automantengo un tiempo, total se está bien. Idea borrada. Después: me voy a Londres, si, fijo, hay mucho trabajo, te explotan, pero bueno es un año, y así practico inglés. Más tarde, la idea de Londres se mezcló con un Berlin bastante apetecible: vivir en un ático, aprender alemán, festivales, exposiciones, conciertos, etc… Ahora mismo, he vuelto a lo que ya pensaba antes de todo esto: me iré a Brasil, a una casa que no esté muy lejos de la playa, que pueda ir caminando, llevaré siempre las piernas al aire y estaré muy morena, me despertaré temprano y me iré a la playa a por las primeras olas del día, después, me pasaré por el mercado y compraré frutas exóticas, me haré una macedonia y me la comeré en la terraza de mi casa, por la tarde habrá mil planes posibles y, de noche iré a algún bar en el que haya música en directo o a bailar samba.

Pero, por ahora, creo que debería bajar la pantalla del portátil e irme a dormir… por eso de que mañana será un sábado de esos en los que madrugas, bajas a desayunar y vuelves inmediatamente a tu casa, te encierras en tu habitación, te sientas delante de tu escritorio y doblas los brazos apoyando los codos sobre la mesa y colocas la cabeza en las palmas de tus manos, mientras asimilas (o lo intentas) la misma información que te llevan repitiendo durante 4 años pero con diferentes palabras. A misma merda cun nome distinto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s